GRAN MATANZA 2002

Cuando el sol cayó definitivamente se avivaron las hogueras con las últimas carrascas para ambientar el lugar y calentar a los últimos rezagados que se resistían a marcharse pues el ambiente era agradable y la compañía buena.