GRAN MATANZA 2002

Otros, como Pepe, estuvieron sufriendo los rigores del calor del fuego, cuidando las sartenes y marmitas donde se preparaban las viandas para los asistentes.